Agricultura convencional y agricultura ecológica

  Las prácticas agrarias convencionales reducen el contenido nutricional que absorben nuestras verduras y frutas del suelo donde crecen.

  Los cultivos convencionales crecen mediante fertilizantes y pesticidas sintéticos y se desarrollan sobre los mismos campos una y otra vez provocando el empobrecimiento de los suelos.

  Frutas y verduras son recolectadas antes de madurar lo suficiente con el fin de sobrevivir al transporte a través del país. Ésto no les permite continuar extrayendo los nutrientes de un suelo ya agotado.

  Por el contrario los agricultores ecológicos rotan sus cosechas, fertilizan los suelos con fertilizantes naturales como el compost y confían en los pesticidas naturales fomentando a los insectos depredadores que hacen de las granjas sus propias casas. Los agricultores ecológicos también se aseguran de recolectar sus productos cuando están maduros y se ha comprobado que son más ricos en nutrientes. Un estudio encontró que algunas verduras ecológicas tenían casi un 90% más de nutrientes que sus equivalentes de cultivo convencional.

Maribel GY